ANALIZAMOS LOS RETOS DE LA CORTE PENAL INTERNACIONAL, EN EL CONGRESO MUNDIAL DEL DERECHO CELEBRADO EN NUEVA YORK.

El pasado 20 de julio se celebró en Nueva York el Congreso Mundial del Derecho con el apoyo de la Organización de Naciones Unidas. En el marco de este Congreso Mundial se celebró una mesa sobre los retos de la Corte Penal Internacional que fue moderada por la Vicepresidenta de la Corte, D.ª Luz Ibáñez. En esta mesa intervino el Decano de nuestro Colegio, D. Blas Jesús Imbroda Ortiz, quien durante los años 2017 a 2019 fue Presidente del Colegio de Abogados Penal Internacional. También formaron parte de la mesa la Presidenta del Tribunal Internacional para juzgar los crímenes del Líbano, la Presidenta del Tribunal Internacional para juzgar los crímenes en Kosovo, la Presidenta del Mecanismo Residual para juzgar los Crímenes cometidos en la ex – Yugoslavia y Ruanda, el Ex Fiscal Jefe de la Corte Penal Internacional y el Director General de la Asamblea de Estados partes de la Corte.

Se abortaron por todos los intervinientes los retos a los que se enfrenta la Corte Penal Internacional, un Tribunal absolutamente necesario en el mundo actual, habida cuenta que desgraciadamente no cesan los crímenes de lesa humanidad en el mundo ni los genocidios ni los crímenes de guerra.

Por parte de D. Blas Jesús Imbroda, se resaltó la necesidad de cooperación de todos los estados con la Corte y cooperación que era necesaria también por parte de las instituciones de la Abogacía. Expuso la experiencia del Consejo General de la Abogacía Española que estaba en trámites de firmar un acuerdo de cooperación con la Corte.  También trató distintos aspectos de los retos de la Corte y en relación con el tema de la complementariedad,  destacó que es necesario que se examine si en los estados existe o no un verdadero estado de derecho para determinar la competencia de la Corte. Resaltó que hay estados que siguen cometiendo crímenes de lesa humanidad, y están intentando eludir la competencia a la Corte Penal Internacional aduciendo que ellos están realizando investigaciones y juzgando a sus autores, cuando la realidad es bien distinta porque en esos estados no existe un estado de derecho, se trata de estrategias burdas, falsas para engañar a la Corte Penal Internacional y eludir su competencia.