Concesión de la Medalla de Oro del Ilustre Colegio de Abogados de Melilla a la Interculturalidad de Melilla.

EL COLEGIO DE ABOGADOS DE MELILLA ENTREGÓ EN EL ACTO SOLEMNE CON MOTIVO DE LA CELEBRACIÓN DE SU PATRONA QUE SE CELEBRÓ EL PASADO VIERNES 20 DE OCTUBRE, LA MEDALLA DE ORO DEL COLEGIO A LA INTERCULTURALIDAD DE MELILLA, REFERENCIA Y EJEMPLO DE VALORES HUMANOS, DE TOLERANCIA Y DE PROGRESO PARA LA SOCIEDAD.

SE ENTREGÓ LA MEDALLA A LOS:

  1. PRESIDENTE DE LA COMISIÓN ISLÁMICA.
  2. REPRESENTANTE DE LA COMUNIDAD JUDÍA.
  3. VICARIO DE LA CIUDAD.
  4. Y PRESIDENTE DE LA COMUNIDAD HINDÚ.

El Decano en su discurso dijo:

Somos un ejemplo para el mundo y un orgullo que marca nuestra identidad de ciudad y de ciudadanos melillenses, de ciudadanos españoles.

Melilla se caracterizó siempre por su mezcla de culturas, de las que todos y cada uno de nosotros, aprendemos desde que nacemos, nos enriquece como seres humanos y nos hace mejores.

Todos compartimos una vida común, y con la suma de todos los melillenses, de todos sin exclusión de nadie,  hacemos cada uno de nosotros, en nuestra vida diaria, en nuestra profesión y en las que instituciones a las que pertenecemos, que podamos mostrarle al mundo, y nos sintamos orgullosos de ello, como no puede ser de otra manera, que las sociedades solo pueden caminar y crecer desde el respeto, desde la tolerancia, y teniendo la interculturalidad como una referencia y un valor para hacernos mejores.

Cuando decidimos esta concesión, no teníamos la menor idea de la tragedia que luego ha asolado y sigue asolando otra parte del mundo, Oriente Medio.

El año pasado entregamos la Medalla de Oro al pueblo de Ucrania, masacrado por una guerra, y pedíamos la paz.

Este año, no solo no ha acabado esa guerra, sino que ha surgido otra en el territorio de Israel y en el territorio de Palestina.

Allí vemos lo que nunca debería ocurrir en ningún lugar del mundo: Odio sobre odio y más odio.

Desde aquí quiero pedir que haya paz, que cese la violencia, que cese el terror, que cesen de morir personas, y que las armas den paso a la voz y a la palabra, y que un día haya una paz que sea justa y que sea para siempre.

Gracias a los que representáis a las comunidades, conciudadanos míos y nuestros. Gracias por todo lo que hacéis por la ciudad y por sus ciudadanos. Es un orgullo para el Colegio que ostentéis la medalla de oro.

Finalizo:  El respeto a las culturas, el respeto a las religiones, la interculturalidad, la diversidad de las sociedades, nos hace a todos mejores.

El Colegio de Abogados de Melilla es un ejemplo diario de ello. Orgullosos de nuestros compañeros abogados musulmanes, orgullosos de nuestros compañeros abogados judíos, orgullosos de nuestros compañeros abogados cristianos, todos somos lo mismo, caminamos juntos y todos trabajamos y queremos siempre hacer vida y un mundo mejor.